La incoherencia en la idea de un Dios Creador Atemporal

Introducción.

El origen del universo es un tema que siempre ha generado un gran interés para el ser humano, siendo aprovechado esto por el teísmo como un espacio para afirmar la existencia de su dios en particular como sucede en el argumento cosmológico de Kalam. Actualmente, a pesar de que la cosmología ha logrado descubrir muchas cosas, siguen sin responderse otras lo que se convierte en la oportunidad para que se afirme la existencia de un dios que solventa estas dudas. Más allá de si esto es válido o no, para lo cual habría que abordarse el tema desde la filosofía de la ciencia, el teísmo propone que Dios creó el universo y que dicho ser posee las siguientes propiedades o características para ello: omnipotencia omnisciencia, inmaterialidad, atemporalidad y volición.

Considérese así la siguiente proposición teísta:

p. El universo no habría existido si Dios no hubiera tenido intención de que fuera así.

Los conocimientos de la cosmología establecen que el universo tuvo un comienzo temporal hace 15.000 millones de años aproximadamente (en realidad, que el tiempo mismo comenzó con el universo). Sin embargo, la pregunta que surge primero no debería ser por qué Dios creó el universo sino: ¿De qué manera un ser atemporal llevó a cabo un universo temporal? E inclusive, antes de eso debería preguntarse: ¿Puede un ser atemporal ser causa del universo?

Esta observación sobre el origen del universo debería ser tomada muy en cuenta por el teísta y tratar de explicarla desde su postura podría dar algo de plausibilidad al concepto de un ser creador, sin embargo, es algo que poco se hace.

Objetivo.

Abordar cómo la propiedad de atemporalidad atribuida al concepto de Dios contradice la proposición de que dicho ser ha creado el universo.

Exponer las contradicciones entre las propiedades atribuidas al concepto de Dios frente a la observación de que el universo tuvo un comienzo, haciendo énfasis en la contradicción con su atemporalidad.

Argumentación.

(1) Lo primero que se debe preguntar al cristiano que afirma la existencia de un creador atemporal es cómo puede dicho creador ser causa del universo. A pesar de que el ateo normalmente ataca la idea de que “Dios es la causa última” poco se ataca la idea de Dios como causa en general, de un ser atemporal como causa.

(a) realmente, lo anterior puede deberse a que durante el debate acerca del argumento cosmológico pueden obviarse principios filosóficos básicos como que la causalidad es un concepto esencialmente temporal o lo que es lo mismo: la existencia del tiempo es una precondición necesaria para la causalidad, la causalidad se lleva a cabo en el tiempo – específicamente, respecto a las causas de tipo eficiente. Esto conlleva a que la creación del universo por parte de un Dios atemporal es contradictoria, pues no hay forma de que Dios, al existir en ausencia de tiempo, pueda causar la existencia de algo temporal. En este caso específico, Dios no podría anteceder al universo que supuestamente causa.

El contra-argumento del ateísmo es sencillo entonces: si el cristiano afirma que Dios, quien es atemporal, ha creado el universo, debe entonces demostrar cómo es posible esta causalidad en ausencia de tiempo; de lo contrario, la supuesta creación es imposible por medios causales.

En otras palabras, el cristiano debe demostrar que es posible que A causa B, pero que A no antecede B. Esa sería la única forma de desligar la existencia del tiempo a la existencia de una causalidad… Sin embargo, como bien puede evidenciarse, eso es contradictorio. Parece ser una verdad necesaria que la causalidad depende del tiempo, de hecho, el tiempo parece estar incluido en el concepto de causalidad: los términos de causa-efecto dependen de los términos temporales de antes-después y sin los cuales no tiene sentido hablar de los primeros. Simplemente, no parece haber forma coherente de concebir cómo puede haber una causa y un efecto, donde esta primera no anteceda al segundo. Esto es denominado como dirección de la causalidad: no se puede afectar causalmente lo que sucede en un tiempo previo a una acción, tampoco lo que no sucede en ningún momento respecto a dicha acción.

En resumen, la causalidad es un término temporal – específicamente, respecto a las causas de tipo eficiente. Por tanto, es contradictorio hablar de un creador atemporal del universo – o que ejercería atemporalmente como causa eficiente del mismo.

(b) el teísta puede alegar que una forma de que A no anteceda a B y aún así cause la existencia de B es que ambos sean simultáneos, es decir, que tanto A como B co-existan en el mismo momento temporal. Pero de todas formas, aún si se aceptara la noción simultánea de la causalidad (lo cual es complicado debido a la relatividad general, pero este post no tiene esos alcances) esto no trae ningún alivio para el teísta, pues la simultaneidad es una noción, también, temporal. Así que Dios no puede ser la causa eficiente simultánea del universo. Aún asumiendo una causalidad simultánea, la causa debe mantener una relación temporal con su efecto dígase, existir en el mismo tiempo. Sigue siendo cierto que parece ser no solo una verdad empírica sino necesaria la dependencia de la causalidad sobre el tiempo.

No ayuda tampoco decir que “Dios se hizo temporal junto con el universo” puesto que esto es absurdo. Para ello, Dios debería, antes, poder haber precedido al universo de forma atemporal, para que, después, pudiera haberse hecho temporal. Pero esto es absurdo pues un ser atemporal no precede ni sucede a nada al no mantener relación temporal con nada. Lo mismo sucede porque esto implicaría que, antes, no era temporal pero, después, se hizo temporal junto al universo y peor: al mismo tiempo. Pero esto sencillamente es ininteligible.

Nada se soluciona tampoco diciendo que Dios es atemporal – como se ha venido diciendo, pero que su acción de crear el universo es simultánea con la creación del mismo. Esto es absurdo porque dicha acción no es independendiente de dicho Dios atemporal, sino que es parte de tal ser e igualmente, el tiempo es parte del universo. En consecuencia, dicha acción se estaría llevando a cabo desde la atemporalidad y desde la atemporalidad no puede existir simultaneidad alguna con nada, ni entre nada. Decir que el universo y el tiempo se llevan a cabo de forma simultánea con la acción de Dios es absurdo, pues la simultaneidad requiere del tiempo mismo como pre-condición. En todo caso, este intento desesperado del teísta en realidad no es más que una seudo-simultaneidad que lo lleva al mismo punto que trataba de evitar, pues debe haber un momento previo en el que Dios no llevaba a cabo dicha acción al no haberlo decidido así ni ejecutado, así mismo, porque dicho Dios atemporal sigue siendo en sí la causa del universo aún increado – por lo que solo se estaría diciendo que hay una causa atemporal simultánea al tiempo, lo que es incoherente. De acuerdo con el teísmo, previo a la creación Dios existe pero el universo no, incluído el tiempo, lo que significa que dicha deidad, que según el teísta es la causa del universo y el tiempo, antecede a estos, que son su efecto… Pero eso es absurdo, pues Dios es atemporal y no hay tal momento previo en el que anteceda a nada. La “última” opción está en decir que su acción de crear el universo y el tiempo es simultanea con su atemporalidad, pero esto es justamente igual que lo anterior e igual de ininteligible por tanto.

De hecho, está excusa del teísta destapa un cáncer peor para su creencia de una creación por parte de un Dios atemporal: Tal ser no puede llevar a cabo acción alguna – ser causa de acción alguna ni estas de nada, pues no puede existir un momento previo en el que no había decidido llevarla a cabo y en el que no la había ejecutado.

(c) lo anterior no solo imposibilita a Dios para ser la causa del universo, sino que si una de sus propiedades es no existir en el tiempo entonces no puede mantener una relación de causalidad eficiente con nada en el universo. En consecuencia, está imposibilitado para intervenir en los sucesos del mismo – como por ejemplo haciendo milagros. De esta forma, la propiedad de atemporalidad de Dios entra en conflicto con su omnipotencia y benevolencia – a menos que Dios pueda realizar acciones metafísicamente imposibles o contradictorias (lo cual en sí es aislar el concepto de Dios en la irracionalidad).

Lo mismo sucede con su omnisciencia, si Dios es atemporal parece que no puede ser tampoco omnisciente. Por ejemplo, Dios no puede obtener conocimiento ni tener sentido del valor de verdad de proposiciones como: “El universo ahora tiene 15 mil millones de años desde que comenzó a existir.”.

Dios requiere poseer el conocimiento sobre por qué un evento como el origen del universo comenzó cuando lo hizo y no antes o después, lo que implica que dicho ser tenga la capacidad de decir: “conozco que X evento comienza en X tiempo.”. Pero al estar fuera del tiempo dicho ser no puede tener sentido alguno de términos como ahora, antes, o después sobre ello. Si es cierto que Dios es atemporal, su relación con un punto discreto en el tiempo es igual a su relación con todos los puntos en el mismo: ninguna. Por tanto, el contenido temporal de la proposición (e.g. “ahora”) resultaría arbitrario para Dios.

Esto conlleva a que no pueda tener acceso al conocimiento del valor de verdad de proposiciones como que el universo ahora tiene 15.000 millones y no otro tiempo de haber comenzado, por tanto, Dios no es omnisciente.

(2) De la misma forma, se presentan contradicciones externas entre el concepto de Dios y nuestros conocimientos científicos sobre el origen temporal del universo. En resumen, asumamos que tal agente causal sería un ser dotado de las siguientes tres propiedades que son clásicas del Dios teísta: (a) eterno-atemporal (b) con voluntad (c) omnipotente. Además, asumamos que tal ser creó el universo, el cual, de acuerdo con nuestras observaciones, comenzó a existir hace un tiempo X. Ahora, ¿es plausible esto? La respuesta es no. Las propiedades mencionadas son contradictorias entre sí y con la observación mencionada.

(a) desde que el creador está fuera del tiempo su voluntad de crear el universo no ocurre antes ni tampoco después del inicio del universo que supuestamente quiere llevar a cabo: Tal voluntad ocurre, pero no ocurre en ningún momento dado, ocurre de forma atemporal.

Sin embargo, el universo tuvo un comienzo temporal (valga la redundancia) lo cual requiere que la hipótesis de un dios creador explique por qué comenzó a existir cuando lo hizo y no antes, después o nunca, implicando esto que dicho ser haya tenido la capacidad de decir: “quiero que el universo comience a existir ahora.“. Pero al estar Dios fuera del tiempo no puede tener sentido alguno de términos como ahora, antes o después sobre ello (tampoco si el mismo tiempo comenzó con el universo, pero eso se discute más adelante).

Lo anterior conlleva a establecer una conclusión: Dios tiene atemporalmente la intención de crear el universo o de lo contrario, nunca la tuvo. Ahora, dado que la voluntad de Dios es la condición necesaria y suficiente para que el universo exista, este debería existir atemporalmente junto con la voluntad de Dios para crearlo.

Por tanto, el universo no debería tener un comienzo hace X tiempo, puesto que no puede existir un intervalo o espera entre el tiempo donde, antes, Dios tiene la intención de crear el universo y el tiempo donde, luego, tal intención se lleva a cabo. Tampoco donde, antes, no existía tal intención pero, luego, tal intención se presentó. Solo si una idea comienza a existir en un tiempo X determinado, se llevará a cabo en un tiempo Y determinado su ejecución. En consecuencia, las intenciones o voluntad del supuesto creador atemporal son incompatibles con la observación sobre el comienzo temporal del universo: el universo debería existir atemporalmente junto con la voluntad de Dios para crearlo, pero dado que no observamos que el universo sea atemporal, inferimos que Dios no es su creador.

Otro problema derivado de lo anterior es que no queda claro cómo podría el universo ser temporal mientras que su supuesta causa es atemporal, es decir, cómo el tiempo puede ser efecto de una causa atemporal. Pero no solo eso, sino que si el tiempo es metafísicamente dependiente de Dios que es atemporal, la ininteligibilidad se vuelve aún mayor. El ateo simplemente debe preguntar al teísta: ¿cómo el tiempo depende metafísicamente de la atemporalidad? ¿Cómo la atemporalidad permite la existencia de la temporalidad? ¿Cómo la ausencia de la atemporalidad implica la ausencia de la temporalidad?

(b) además de esto, el atributo de omnipotencia también resulta contradictorio con los demás y con la observación del comienzo del universo. Esto es así porque las proposiciones “Dios tiene atemporalmente la intención de que el universo exista” y “el universo no existe” son lógicamente incompatibles. La razón de esto es que Dios se supone omnipotente y por lo tanto su deseo siempre se llevaría a cabo, es una relación de necesidad lógica – (i.e.) si un ser omnipotente desea Z y Z no ocurre, entonces tal ser no posee tal característica, al ser Dios omnipotente su deseo crear el universo es una condición Suficiente.

En otras palabras: el universo existió desde que Dios quiso que así fuera y dado que es un ser eterno-atemporal tal intención lo es también, desde que como se dice en (a) para un ser atemporal no existe cosa alguna como el desear en un momento dado algo: antes, ahora, después. Dios no sólo no puede esperar para llevar a cabo su voluntad, sino que dada su omnipotencia esta es una condición suficiente para la creación del universo. Por tanto, las propiedades de Dios son incompatibles con la observación sobre el comienzo temporal del universo, este debería existir atemporalmente junto con la voluntad de Dios para crearlo. Dado que no observamos que el universo sea atemporal, inferimos que Dios no es su creador.

La paradoja se vuelve aún peor si se considera que el tiempo es, además de todo, parte del universo. De esta forma, lo que se estaría diciendo es que el tiempo existiría de forma atemporal junto con el deseo de Dios de crearlo. Lo que es, por decir poco, ininteligible. Tampoco se soluciona nada interpretando esto desde la temporalidad en vez de la atemporalidad, estableciendo que el tiempo y el deseo atemporal de Dios de crearlo son simultáneos, pues esto simplemente sería decir que la atemporalidad existe en la temporalidad – debido a que la simultaneidad es un concepto temporal, se lleva a cabo en el tiempo.

(c) lo anterior lleva a una pregunta: ¿si la creación de un universo temporal está imposibilitada para el teísmo, también lo está la creación de un universo atemporal? o lo que es lo mismo: ¿si la voluntad de Dios ocurre atemporalmente entonces cabe la posibilidad de que haya sido creador de un universo atemporal o de un correlato del mismo, por ejemplo la energía del vacío hipotetizado por varios modelos cosmológicos?

Para pesar del cristiano, la respuesta es no. Llevar a cabo un universo atemporal o un correlato del mismo implica que antes de que Dios ejerciera su voluntad dicho universo debería no haber existido. Pero al igual que como sucede en los puntos anteriores, términos como antes, ahora o después no tienen sentido alguno, ahora no sólo para el supuesto ser creador atemporal sino tampoco para el supuesto universo atemporal. No tiene sentido alguno decir que un universo atemporal no existía antes de ser creado, ni tampoco que lo hace después de ello. Un universo atemporal sencillamente no tiene un inicio. Igualmente, tampoco tiene sentido decir que la voluntad atemporal de Dios existía antes de dicho universo.

Palabras menos, un universo de este tipo existiría atemporalmente junto al deseo atemporal de Dios de crearlo, pero paradójicamente, sin posibilidad de ser creado.

(d) igual de dañino para las pretensiones del teísta, es que la atemporalidad de Dios en realidad resulta contradictoria con una de sus características que lo hacen grandioso: la libertad divina.

De acuerdo con el teísmo, el concepto de Dios trata sobre un ser, entre otras cosas, atemporal y con una absoluta libertad. Atemporal, debido a que existe en ausencia del tiempo – pues incluso el tiempo es parte de su creación; y absolutamente libre, pues Dios puede hacer todo lo que es lógicamente posible cuando así lo desee, al no haber nada que obstaculice o determine su voluntad. No obstante, estas dos características son mutuamente excluyentes, contradictorias y en consecuencia el concepto de Dios es incoherente.

El teísmo quiere vender la idea de un ser atemporal que decide crear el universo pudiendo haber decidido lo contrario, pero esto por completo de sentido. Si se toma en serio que Dios existe de forma atemporal, pues el tiempo mismo es su creación, Dios simplemente no podría esperar para realizar una acción (como crear el universo y el tiempo); ni tampoco podría no llevar a cabo dicha acción, pero después, cuando así lo decidiera, sí llevarla a cabo. No puede existir un intervalo o espera entre el tiempo donde, antes, Dios tiene la intención de crear el universo y el tiempo donde, luego, tal intención se lleva a cabo. Ni tampoco donde, antes, no existía tal intención pero, luego, tal intención se presentó. Como ya se ha dicho, solo un ser que existe en el tiempo puede hacer tal cosa, al ser la existencia de intenciones y el paso de estas a la ejecución de la acción un proceso que requiere del tiempo.

En consecuencia: Dios tiene atemporalmente la intención de crear el universo, o de lo contrario nunca la tuvo. Lo que no implica otra cosa que Dios no podría tener otra opción que crear el universo, no podría haber decidido no crearlo, al no haber un tiempo en el que pudiera querer lo contrario.

(3) Por otra parte, el tiempo es parte del universo desde el Big Bang, de hecho, las teorías de la relatividad indican que es parte de una sola entidad: el espacio-tiempo. Esto conlleva grandes problemas para el pensamiento cristiano.

(a) como se vio anteriormente, el teísta necesita explicar cómo es que su Dios si es atemporal puede llevar a cabo la creación del universo por medios no-causales. Algo que nadie ha hecho hasta el momento y que parece ser contradictorio en sí mismo. Pero ahora, dado que se conoce que el tiempo no es algo separado del universo sino una dimensión del mismo y que además es parte de la misma realidad espacio-tiempo, el cristiano tiene que explicar cómo dicho ser es la causa de aquello que es una precondición para la causalidad eficiente; es decir, debe demostrar que Dios causó la existencia del tiempo y cómo puede hacerse tal cosa cuando sin tiempo no hay causalidad alguna.

(b) lo anterior no lleva sólo a una implicación lógica en contra del cristianismo sino también una a favor del ateísmo: si el tiempo es parte del universo y el universo tiene una existencia temporal hace un tiempo X, esto significa que “antes” de eso, el tiempo no existía. Ahora, en ausencia de tiempo, el universo (junto con el tiempo mismo) podría llegar a la existencia de forma eficientemente incausada o acausal: Es contradictorio concebir el origen causal de algo en ausencia de tiempo, pero no sucede lo mismo respecto a concebir un origen incausado o en ausencia de causas en ausencia de tiempo – de hecho, esto excluye la contradicción de una causa atemporal. En consecuencia, mientras que parece imposible que Dios sea la causa del universo, no lo es que el universo se origine sin causa eficiente alguna, incluido Dios.

(c) tercero, ¿cómo puede saber que es cierto lo que un ser atemporal ha deseado o no ha deseado? ¿de dónde extrae el teísta su conocimiento sobre las intenciones de un ser que está más allá del tiempo? El Problema de las Otras Mentes que aqueja tanto al teísmo, es aún más poderoso debido a esto. ¿Cómo sabe el teísta cuáles son los estados mentales de un ser que está incluso fuera del tiempo? Sencillamente no hay forma de inferir desde nuestra posición en el tiempo las intenciones de Dios alguno y por tanto, la afirmación de que Dios quiso crear el universo no tiene por qué ser tomada en serio: las diferencias entre Dios y nosotros son tan grandes que no es plausible establecer conocimiento alguno sobre sus intenciones.

(d) por otro lado, el acto de pensar está íntimamente ligado al tiempo, de hecho, no pareciera siquiera posible concebir el pensamiento sin una dimensión temporal del mismo. Si el cristiano no tiene cómo demostrar que Dios tuvo la intención atemporal de crear el universo sencillamente su afirmación de que tuvo la intención de crear el universo no tiene por qué ser tomada en serio tampoco.

Según el cristianismo el universo no se creó sólo por la presencia de Dios, sino que se creó intencionalmente por Dios. La intención de Dios implica que pensó en crear el universo y que dicho pensamiento desencadenó la acción deliberada de causar el universo: el pensamiento de Dios es una causa eficiente para su acción de crear el universo. Ahora, dado que Dios existe atemporalmente no hay forma de que esto tenga sentido. No puede ser que Dios haya tenido el pensamiento de crear el universo y que, después, a causa de esto, lo creara si es atemporal. En resumen, los pensamientos de Dios no tienen poder causal alguno sobre sus propias acciones, o al menos, no es inteligible cómo podría eso suceder.

(4) Finalmente, el teísta al encontrarse con los problemas mencionados hasta ahora a veces opta por tratar de unificar la atemporalidad de Dios con la temporalidad. De esta forma, Dios “es atemporal pero no ajeno al tiempo” o afirmaciones similares. Por más contradictorio que pueda sonar esto en principio, vale la pena notar explícitamente los problemas lógicos de esto:

(a) resulta auto-contradictorio decir que Dios existe atemporalmente pero de alguna forma se hace temporal. Si Dios existe atemporalmente nada en su existencia precede la creación del tiempo, por lo cual no tiene sentido alguno decir que después de ser atemporal se hace temporal. Decir lo contrario equivale a que Dios primero existe atemporalmente y luego no. Sencillamente, si Dios es atemporal no puede estar sujeto a cambio alguno – los cambios se dan en las cosas que existen en el tiempo, Dios no puede ser en un momento algo y en otro momento dado otra cosa porque no existe en el tiempo.

Un cambio presupone la existencia del tiempo, puesto que cambiar no es otra cosa que exhibir un conjunto de características en un tiempo T1, pero en un tiempo T2 otras. En un término más amplio, los cambios refieren a estados diferenciados a lo largo del tiempo.

(b) suponer que la existencia atemporal de Dios se hace temporal una vez el tiempo comienza a existir o que Dios se hace temporal de forma simultánea con el universo no soluciona la contradicción tampoco. Primero, su existencia temporal no puede suceder su atemporalidad o esta última no puede preceder una temporalidad como ya se expuso en el punto anterior. Tampoco ser simultánea a la misma, porque significaría que Dios se hace temporal al mismo tiempo que el universo, pero como Dios no existe en el tiempo, esto no tiene sentido. Segundo, decir que antes de la existencia del universo Dios es atemporal requiere que Dios exista en un tiempo previo a la existencia del tiempo mismo (que es parte del universo).

(c) imaginar que Dios siendo atemporal puede tener propiedades temporales es no tomar en serio el concepto de atemporalidad. Sinceramente una afirmación de este tipo resulta tan contradictoria como hablar de “solteros casados”. En realidad, lo que el teísta está haciendo ante la refutación es cambiar de la posición de que Dios es eterno-atemporal por la posición de que es eterno pero temporal.

Esta posición de que Dios es temporal trae problemas también que se mencionarán en otra parte, pero que por ahora basta con decir que no permite establecer si Dios causa el tiempo o si el tiempo causa a Dios. Indistintamente, una tercera opción es que ambos coexisten y por tanto, el tiempo no habría sido causado por Dios.

(d) una última respuesta del teísta consiste en negar la existencia del tiempo y con eso piensa que se deshace de todas las contradicciones aquí presentadas. Pero esto es no soluciona nada en cualquier caso: sigue sin resolver cómo se puede llevar a cabo la causalidad en ausencia de tiempo, sigue sin demostrar cómo puede una causa no anteceder a su efecto que le sucede – ni tampoco cómo puede así ser simultánea en dado caso de que se posible la simultaneidad. En otras palabras: sigue siendo ininteligible el concepto de causa en ausencia de tiempo.

De hecho, ahora es peor pues según su interpretación de que el tiempo no existe entonces todas las relaciones causales que conocemos y en las que incluso participamos se llevarían en ausencia de tiempo, siendo directamente falso que estas antecedan (o sean simultáneas con) el efecto que les sucede. Inclusive, debido a esta ininteligibilidad la no existencia del tiempo no tiene que ser siquiera vista como una forma de integrar el concepto de causalidad, sino que más bien pareciera que puede ser vista como una forma de negar el concepto mismo de causalidad si se desea interpretar así – lo cual resultaría en un disparo a la sien por parte del teísta.

Más allá de lo anterior, el teísta suele apelar a que lo que existe es el movimiento, pero no el tiempo. De la misma forma suele decir que el tiempo es solo una percepción nuestra, usando la teoría de la relatividad para sustentar esta afirmación. No obstante, esto es una interpretación incorrecta de la teoría, pues en ningún momento niega la existencia del tiempo sino que este pueda ser medido de forma absoluta u objetiva, puesto que dicha medición es dependiente del marco de referencia del observador. La teoría sí indica que el movimiento en el espacio afecta la medición del tiempo – como sucede en el fenómeno de dilación, pero esto no implica que no exista. De hecho, fenómenos como este no afectan solo la medición sino el paso del tiempo en sí y llevan a considerar más bien que el tiempo es parte de una realidad espacio-temporal.

(e) pero la apelación del teísta a la teoría de la relatividad resulta algo aún más curioso cuando esta permite establecer la denominada teoría B del tiempo, desde la cual la propiedad temporal del universo se da de forma no-tensa. Bajo las implicaciones de la teoría B, términos como “pasado”, “presente” o “futuro” resultan ser relacionales y relativos, en vez de objetivos y absolutos al punto de referencia desde donde se realiza la observación de los mismos con base al tiempo en el que nos encontramos – análogo a como sucede con los términos espaciales que son relativos a la ubicación desde donde se describen tales. De esta forma, las nociones temporales se expresarían como “antes de”, “simultaneo con”, “posterior a” el marco de referencia temporal del observador y no como si fuera desde un marco predilecto universal.

Igualmente, esto establecería que los tiempos pasado, presente y futuro en realidad son ontológicamente equivalentes al depender del marco de referencia temporal y no existir un flujo del tiempo donde solo el presente es ontológicamente real. Desde una teoría que sostenga el flujo del tiempo y el absolutismo temporal, un evento t=1 es el punto inicial en el pasado de demás eventos temporales, un evento t=2 sería el presente y t=3 el futuro. Por el contrario, bajo esta interpretación relativista del tiempo, este tiene una estructura topológica cerrada, lo cual implica que todos los instantes en el tiempo están relacionados como si fueran puntos en un círculo: es cierto que t=1 antecede a t=2 y t=3, pero también es cierto que t=1 sucede a t=2 y t=3: los sucesos ocurren una sola vez y todos son reales, pero ninguno de ellos es el primero. Así mismo, lo que tradicionalmente se entiende como flujo del tiempo o flecha del tiempo, desde la teoría B en realidad no es otra cosa que lo que se denomina como dirección de la causalidad: no se puede afectar causalmente lo que sucede en un tiempo previo a una acción, tampoco lo que no sucede en ningún momento respecto a dicha acción.

La implicación que tiene esto sobre el teísmo aparentemente es devastadora. Bajo esta perspectiva, si asumimos que el universo habría tenido un comienzo en el Big Bang junto con el mismo tiempo, no se puede hablar de algo como “el comienzo absoluto u objetivo del universo” al no poder hablar de que existe un primer suceso o estado. El universo simplemente no tendría un inicio ontológicamente hablando, tal como sucedería en una regresión infinita de sucesos, pero con un universo temporalmente finito.

En complemento con esto, la noción de que el tiempo y el universo son dos cosas discretas e individuales ha sido superada por la cosmología. En realidad, el tiempo es parte del universo, por lo cual si se necesita del tiempo para poder mantener una relación causal eficiente con la existencia del universo, entonces lo que esto en realidad significa actualmente es que se necesita del universo para crear el universo. Lo que resulta algo tautológico: la creación del universo es carente por tanto de sentido. Igualmente, que el tiempo sea cerrado y parte del universo conlleva a que a pesar de que podamos tener una explicación causal para los elementos dentro de este – en efecto, cada cosa en él puede tener una causa, no hay una explicación causal en términos de causas eficientes para el universo como un todo pues no puede haber un tiempo antes.

Ahora, si fuera cierto que el tiempo haya existido de forma independiente al universo, esto no podría ser de forma infinita o no habría creación. En consecuencia, el tiempo debe ser finito, lo cual implica que el tiempo mismo tendría un comienzo y eso requeriría entonces, según el argumento, que tuviera una causa eficiente también. Pero esto está prohibido, no puede haber tiempo antes del tiempo mismo como ya se ha abordado y de esta forma, el tiempo no puede tener una causa eficiente para su existencia, siendo esto un contra-ejemplo de que todo lo que existe requiere de una causa eficiente.

Para que tenga sentido que el universo tuvo una causa eficiente se requiere de un momento previo en el que no existía, pero esto está prohibido por nuestra noción de que el tiempo es parte del universo. En consecuencia, resulta necesario demostrar cómo puede existir la causalidad en ausencia de tiempo y de hecho, este problema empeora si se considera que el tiempo es parte del universo, pues permite la inferencia de que el universo se llevara a cabo de forma eficientemente incausada.

Conclusión.

La afirmación de un ser atemporal como causa del universo es incoherente. Primero, resulta imposible que un ser de este tipo pueda llevar a cabo un universo temporal, si bien también resulta imposible que lleve a cabo un universo no temporal. Segundo, la idea de un ser atemporal como causa del universo trae grandes problemas epistemológicos, más cuando se trata a dicho ser como un agente personal. Tercero, promueve la contradicción masiva entre propiedades del concepto de Dios: atemporalidad, omnisciencia, voluntad, omnipotencia, omnisciencia; lo que prácticamente lo vuelve inconsistente desde casi todos los puntos. De acuerdo con lo anterior, debe concluirse que un Dios atemporal no puede ser la causa del universo.

5 comentarios en “La incoherencia en la idea de un Dios Creador Atemporal

  1. Jonatan

    La incongruencia o contradicción misma está en pensar que existe el tiempo, es decir que este es real y nos contiene y cómo Dios crea el tiempo, el no es parte del mismo. Cuando apelamos al concepto del tiempo, nunca estamos apelando a algo que nos contiene a nosotros y no a Dios, estamos apelando a que las cosas tienen un orden de ser. todas las cosas existen atemporalmente y van sufriendo cambios por la acción de otras cosas. y esos cambios, movimientos, etc, los utilizamos como referencias para determinar posiciones “temporales”, en sentido de que una cosa es anterior, simultánea, o posterior a otra. Dios primera cosa atemporal crea otras, estas se afectan entre sí con cambios, estos cambios son referencias causales, que nosotros, seres conscientes, utilizamos para posicionarnos psicológicamente. ¿Dónde estamos ahora? ¿Que tiempo es? No hay respuesta objetiva sin referencias.

    El concepto del devenir temporal no puede ser, ya que, si hay un futuro al que viajamos, un presente en el que estamos y un pasado que dejamos atrás, entonces son reales, y los acontecimientos no pueden ser al mismo tiempo en el pasado y en el futuro y en el presente. Por lo que solo existen las cosas y los cambios en las mismas, cambios en su esencia y en su posición respecto de otras.

    “desde que el creador está fuera del tiempo su voluntad de crear el universo no ocurre antes ni tampoco después del inicio del universo”

    Su voluntad de crear, es eterna con él. Porque es su voluntad. Es anterior a la creación del universo, dado que en la eternidad el universo no existía. No hay ningún tiempo que pase hasta que este comienza a ser o es causado por Dios. Simplemente es causado y a partir de ahí es. Y es temporal en el sentido de que sujeto a cambios, no en sentido de un plano de existencia, una caja o un devenir que atraviesa. Podría no ser temporal, de hecho realmente lo es. Que venga a la existencia, no implica que esté sujeto a cambios. Si el que no exista es un cambio en sí mismo, es una contradicción, porque ¿como va a cambiar algo que no existe? Los cambios, son en el objeto en tanto que este exista. A esto nos referimos cuando hablamos del tiempo. No a algo objetivo, sino a una relación causal de las cosas (las cosas no cambian porque sí, cambian por una razón o por una causa)

    La atemporalidad de Dios, es la apelación a que Dios es inmutable y no cambia, no es afectado por causas ajenas a él ya que no hay más que él. Solo podría ser afectado, si el mismo crea alguna otra cosa. Y no es afectado intrínsecamente sino extrínsecamente, ya que no cambia su esencia, sino su relación con las cosas, la cual no existe si él no crea nada.

    Dios no necesita crear el tiempo, nosotros apelamos al concepto tiempo para explicar los cambios que observamos. Podemos apelar al tiempo pero sin perder de vista el concepto que estamos tratando.

    2)
    A)
    “desde que el creador está fuera del tiempo su voluntad de crear el universo no ocurre antes ni tampoco después del inicio del universo”

    Su voluntad de crear, es eterna con él (no tiene un tiempo en que no existia, no hay un antes de esa voluntad). Porque es su voluntad. Es anterior a la creación del universo, dado que en la eternidad el universo no existía. No hay ningún tiempo que pase hasta que este comienza a ser o es causado por Dios. Simplemente es causado y a partir de ahí es. Y es temporal en tanto que está sujeto a cambios, no porque le están pasando cosas por encima y afectando. En todo caso podríamos decir que cuando Dios crea el universo crea muchas cosas, y estas se afectan entre sí causalmente y nosotros hablamos de ello como tiempo.

    “Tal voluntad ocurre (Si), pero no ocurre en ningún momento.(No)”

    Tal voluntad ocurre en la eternidad o en la atemporalidad, esta es simultánea con el inicio del universo, es decir ocurre en el momento mismo de la creación. No hay antes de eso, y no es lógico que ocurra después. Ese deseo, esa idea, es eterna de Dios. No hubo un momento donde no fue.

    Si se postula un Dios atemporal y se analiza su decisión de crear un universo “temporal”, ¿como es que ese Dios está sujeto a realizar actividades temporalmente antes de crear el tiempo? El entender el tiempo como una cosa te acarrea contradicciones lógicas que no son coherentes con la realidad que observamos.

    B)
    “Dios desea que el universo exista” y “el universo no comienza a existir” son lógicamente incompatibles.”

    Perfecto. Todo lo que Dios desea pasa. No necesariamente al mismo tiempo (en el mismo orden causal). Es decir, no necesariamente en todos sus deseos serán simultáneos unos con otros. Pero todos sucederán.

    “Por tanto, las propiedades de Dios son incompatibles con la observación sobre el comienzo temporal del universo.”

    Esta conclusión no se deduce de ningún lado. Si Dios desea crear el universo eso ocurre. El universo son objetos contingentes sujetos a los cambios que en su determinación Dios disponga.

    C)
    Por lo visto antes, no esta limitada la creación de un universo temporal por parte de Dios, en el sentido de que temporal significa sujeto a cambios (Dios no crea el tiempo, esto es una sensación nuestra al percibir cambios). No podemos saber si Dios tuvo deseos de crear algo que no fuese temporal es decir algo que no esté sujeto a cambios, sería como pretender saber qué está haciendo una persona en china sin poder verlo. Tampoco podemos saber si Dios quiso crear otro universo como este. Todo esto es irrelevante.

    3)
    A) el tiempo mismo es la relación causal de las cosas, y es totalmente relativo entre causas que no sean simultáneas. La primera causa es atemporal en el sentido de que todas las demás causas y efectos que vengan luego no serían sin la primera y que esta primera es sin causa e inmutable. La atemporalidad es la ausencia de principio y fin (el venir a la existencia y salir de ella) sumada a la inmutabilidad. El tiempo es simplemente el determinar la sucesión de los dichos efectos y causas en un orden. No más que eso, el tiempo no es causa de nada. Del tiempo no parte ningún tipo de causalidad.

    B)
    Absurdo, si Dios es la causa del universo, es decir, de la cadena de sucesos que observamos, entonces está sumido causalmente en este proceso y no está más allá del mismo.

    C)
    No podemos saber. No puede saberse más de lo que percibimos. Si somos, es porque fue un deseo de Dios, sino, no seriamos. Y no necesariamente todo es deseo suyo inicialmente. Esto es irrelevante y no aqueja para nada al cristiano.

    4)
    A)
    Absurdo, Dios sigue siendo lo que es independientemente de si existan otras cosas o no creadas por él. Dios sigue siendo el mismo. Como un padre cuando tiene a su hijo, es su creación, pero este no le altera a él ontológicamente. Son dos seres independientes, que entrar en una relación causal y son simultáneos desde el momento en que el 2do existe, es decir, desde que el 1ro le causa. Dios deseo cada efecto en la cadena, y aun deseo permitir que otros deseos no suyos también se hagan realidad. Dios está relacionado con todo el universo. El concepto de tiempo no es algo de lo que Dios dependa. Sino más bien algo que depende de Dios.

    B) dado que el tiempo es relativo, todo esto es irrelevante.

    C) Dios entra en una relación temporal con su efecto, de lo contrario no sería la primera causa. Esto es en el sentido de que al ser causa, se relaciona con el efecto, no porque se meta en el tiempo ya que el tiempo no es algo que exista como un objeto. El tiempo presente no es más que la percepción de simultaneidad de los efectos y causas que vemos que están siendo. Dios es temporal si consideramos que existe en simultaneidad con nosotros porque está siendo y además porque es nuestra causa. Y es atemporal si no hubiera ninguna cadena causal y fuera solo él siendo. Pero también es atemporal si apelamos al concepto de que aunque está en una relación causal con nosotros, él en esencia no cambia, y sigue siendo el mismo. Eso significa que es eterno. Que no tiene principio, no tiene fin, y coexiste simultáneamente con todas las demás causas y efectos. Los objetos creados por Dios, le imparten la noción de temporalidad a Dios (la primer causa) en el sentido de que estas no serían sin ella.

    Es como cuando se dice: Dios es bueno. No sería bueno si nada existiera. Seria y punto. A partir de que existe otro agente libre que puede no ser como él, él pasa a ser bueno y el otro agente malo. (o viceversa) ya que esta puesta en juego la subjetividad de cada agente. Somos buenos si somos iguales a él. Y ahí tenemos la primera diferenciación moral. No hay metro si no hay un metro patrón, hay cosas mas grandes mas chicas pero no podemos valorarlas más que comparando unas y otras. Para valorarlas todas, necesitamos una medida patrón. Algo es amarillo en tanto que no es de ninguno de los demás colores. Pero si es de todos los colores, es amarillo, es azul, es verde, etc. De la misma manera Dios es atemporal siendo solo (no tiene relación causal con nada), y es temporal siendo que haya creado alguna otra cosa que ya que esta fue y puede dejar de ser, si es el deseo de Dios(porque tiene una relación causal con algo). Pero estas dos cosas no son características de Dios, son adjetivos que le ponemos en cuanto a si está relacionado con algo de una manera causal. Él fue antes de la cosa, fue durante la cosa y fue después de la cosa. Pero siempre fue el mismo. No cambia. Luego Dios coexiste con la cosa, aunque esta no fue antes de ser, y no fue después de serlo. Pero en un momento coexistieron. Es atemporal porque no cambia su esencia. No porque no pueda relacionarse con las demás cosas que son gracias a él.Y es temporal porque existe un momento (un estado) donde coexistió con la cosa.

    D) Que Dios sea atemporal no significa que no exista en ningún momento del tiempo (en algún estado posible), significa que en todos los momentos del tiempo es el mismo (en todos los estados posibles en que pueda estar, es el mismo). Es decir que no es afectado por el tiempo (cadena de sucesos) intrínsecamente, sino que el afecta al tiempo (cadena de sucesos) ya que la crea. Por tanto no solo tiene acceso a todo conocimiento objetivo sobre esta cadena, sino que es dador de la categoría de verdad de dicho conocimiento, porque la crea. Coexiste simultáneamente con todos los efectos de su propia acción.

    Me gusta

    1. Mi reacción al leer este comentario no es otra que de sorpresa, no puedo entender cómo alguien puede decir que el tiempo no existe. Aparte de eso, múltiples (múltiples) contradicciones se pueden evidenciar a lo largo de tu replica, por lo cual voy a separarla en dos partes – también porque mi movil se bloquea con ambas:

      Contradicciones generales de tu comentario.

      (1) El paradigma más fuerte sobre la naturaleza del tiempo viene de las confirmadas hasta el cansancio teorías de la relatividad de Einstein, donde el tiempo es algo real no algo imaginario. De hecho, el tiempo es la otra cara del espacio. Las predicciones de la existencia de un continuum espacio-tiempo establecen la existencia de fenómenos como la dilatación del tiempo y la contracción de la distancia. Que no son producto de ninguna imaginación ni sólo “conceptos a los que apelamos para explicar el movimiento de las cosas”. Todo lo contrario, de hecho, el movimiento en el espacio-tiempo explica estos fenómenos. Ni siquiera es “sólo un concepto” el efecto del tiempo sobre fenómenos como la paradoja de los gemelos predicha por la misma teoría de la relatividad especial.

      Desde el paradigma actual sobre el tiempo, lo único que se niega es la realidad absoluta del tiempo: que pueda ser medido de forma absoluta desde todo marco de referencia. No existe una distinción absoluta entre el pasado, presente o futuro ni el flujo del primero hasta este último. Por el contrario, una medición determinada del tiempo sólo está presente respecto a un marco o punto de referencia en el espacio. Lo que implica que los tres momentos del tiempo son igualmente reales. Lo que llamamos pasado es, por ejemplo, sólo una serie de eventos que son previos al (espacio)-tiempo desde el cual estamos hablando.

      La relatividad no niega la existencia del tiempo, sólo que su significado sea absoluto y esté fijado en un momento igual para todos los observadores en el universo – es decir, niega que este momento sea el mismo momento para todo observador indistintamente de su posición y movimiento. No más. No menos.

      La teoría de la relatividad en efecto es una teoría sobre la naturaleza del espacio y del tiempo: una entidad llamada espacio-tiempo, donde un punto en ella refiere a un evento o momento. El tiempo hace parte del universo material, es una de sus dimensiones. La teoría no es de ninguna manera una forma de deshacerse de la realidad del espacio, del tiempo o de alguno de los dos.

      (2) Que el tiempo SEA relativo no significa que el tiempo no exista o que la atemporalidad sea lo mismo que la temporalidad (lo cual es mutuamente excluyente) como pareces pensar. Significa que nuestras medidas sobre el tiempo dependen de un marco de referencia de movimiento en el espacio y por tanto no es absoluto a todo observador en cualquier marco de referencia espacial. El problema es que tú quieres entender el término “relativo” de la relatividad especial y general como el término “relativo” del relativismo moral o del posmodernismo donde las cosas no existen sino como “consensos sociales” u objetos mentales. A un físico duro le daría un ataque de bilis leer que para ti la relatividad general o espacial significa que el tiempo no es real, cuando ambas teorías hacen parte del realismo materialista. En fin.

      Cito un fragmento simple de la propia Web del LIGO (El observatorio de ondas gravitacionales del departamento de astronomía del MIT, otro fenómeno espacio-temporal REAL predicho desde la teoría de la relatividad general. Pongo en negrilla lo obvio):

      In Einstein’s theory, space and time are aspects of a single measurable reality called space-time. Matter and energy are two expressions of a single material. We can think of space-time as a fabric; The presence of large amounts of mass or energy distorts space-time – in essence causing the fabric to “warp” – and we observe this warpage as gravity.

      Una simple pregunta: ¿Cómo le hace el tiempo que según tú es INEXISTENTE, no relativo sino por completo inexistente y nada más que una ficción semántica que resulta “práctica” para ser distorsionado entonces por la energía? ¿Es una metáfora más? Peor aún cuando la gravedad sería causada por la curvatura del espacio-tiempo. Si puedes demostrarlo, demostrarías que uno de los fenómenos más predichos por Einstein y sobre el cual ya hay un premio Nobel es sólo una falacia. Espero ver tu nombre en las revistas de física.

      Sin más que decir, a menos que tengas una teoría que demuestre que le relatividad general está equivocada, no tengo razón alguna para tomar en serio tus opiniones.

      (3) De acuerdo con la teoría de la relatividad entonces, el tiempo y el espacio son dos dimensiones de una misma realidad llamada el continuum espacio-tiempo. Aparentemente tú crees que usar fenómenos espaciales como el movimiento reemplazan la existencia del tiempo, lo que no entiendes es que esto no es así, no es que lo reemplace, sino que son dos partes de la misma realidad. Por ello los fenómenos de contracción del espacio y dilatación del tiempo son dos fenómenos sujetos a la misma geometría del universo. Estar en el tiempo es estar en el espacio y viceversa.

      ¿Vas a decir que el espacio no existe también? Deberías, porque no hay términos absolutos como norte, sur, este y oeste, sino que son relacionales como sucede con el tiempo.
      Existe una confusión muy común en ti y en lo que dices, la teoría de la relatividad no es intuitiva. Lo que en realidad implica la relatividad es que la distinción entre pasado, presente y futuro no reflejaría una característica objetiva del tiempo en sí mismo, sino nuestra perspectiva sobre este – desde nuestro marco de referencia espacial (no una “perspectiva” basada en la subjetividad como tú malinterpretas).

      De hecho, tu malinterpretación va tan lejos que incluso mezclas dos teorías del tiempo opuestas (la relatividad con el absolutismo temporal). Esto es así porque decir que el tiempo no existe si no es absoluto sólo lo afirma una teoría absolutista del tiempo… teoría que supuestamente no apoyas tú: ¿partes de una teoría relativista del tiempo o de una absolutista? Ordena las cosas en tu mente.

      (4) Si la “lógica” es pensar, como tú, que porque el concepto “tiempo” es reemplazable por el movimiento en el espacio entonces el tiempo no existe, entonces deberíamos también decir que la entropía no existe porque su concepto es reemplazable con la distribución homogénea de las partículas en el espacio…

      En realidad, lo que dices es absurdo porque no se trata de reemplazar nada. El tiempo se define así desde la relatividad igual a como la entropía se define así desde la termodinámica. No se reemplaza nada: se define una cosa con la otra, así como se define que ser soltero es no estar casado.

      Tú crees que para que el tiempo sea real tiene que ser independiente de todo lo demás en el universo o no ser descrito en términos relacionales sino absolutos. Eso es lo que dice la teoría del absolutismo temporal: ERES UN ABSOLUTISTA TEMPORAL. No un relativista.

      A modo de comparación, el concepto de “alma” sí es reemplazado por el de cerebro, porque el alma no puede ser definida como el conjunto de somas y redes neuronales. El alma es inmaterial.

      (5) El siguiente absurdo de lo que escribes trata sobre que, según tú, el tiempo es sólo una “descripción” o un elemento de descripción y por tanto no existe (cuando la ciencia lo que dice es que son nuestras mediciones sobre el tiempo lo que son descripciones… de nuestra posición en el espacio-tiempo). De ser así, peor para tu Dios. Que no sólo no puede ser “reemplazado” por nada sino que no puede ser siquiera medido, ni contrastado, ni nada. Según tu lógica, yo podría decir que Dios es sólo como unas matemáticas mal hechas con las que un niño trata de explicar el mundo: son abstractas, son incoherentes y no refieren a nada real. Dios es así, sólo un “concepto ficticio” con el que los cristianos tratan desesperadamente de explicar lo que no entienden. Pero no existe.

      En realidad, la analogía no es justa: la realidad del tiempo está en mucha más ventaja que tu Dios (las dos teorías con mayor confirmación científica del mundo, después de la evolución, la respaldan) empezando porque si el tiempo es en realidad parte de un continuum espacio-tiempo tendrías que negar cosas como a extensión de los cuerpos para negar el tiempo (desde hace más de 500 años se reconoce como una verdad analítica, averigua el término, que los cuerpos tienen extensión en el espacio). Por medio de un simple navajazo de Occam tú mismo te cortas la garganta.

      (6) El último absurdo general de tu escrito versa sobre tratar de reemplazar el tiempo con la causalidad. Pero esto, más que absurdo, es simplemente demencial.

      La causalidad no puede existir si no existe el tiempo. Por eso Dios no puede causar el universo, pues no existiría en el tiempo, sino que existiría atemporalmente. Tú tratas de solucionar esta contradicción entre tus creencias con la realidad diciendo que “el tiempo no existe” ¬P y sosteniendo al tiempo que las causas sí existen Q.

      Ahora, pon atención a esto, para que lo que dices sea posible tendrías que demostrar que puede existir causalidad en ausencia de tiempo, es decir, desde la atemporalidad. Esto implica que demuestres que es posible que: (i) A causa B, pero que, (ii) A no antecede B. No te molestes en intentarlo, simplemente no se puede hablar de causa-efecto sin hablar de antes-después (términos temporales): una causa necesariamente antecede su efecto. Hay una relación de identidad (no de “sustitución” o de “reemplazamiento”) entre causar-anteceder. Es decir, la causalidad necesariamente implica tiempo porque el tiempo es parte del concepto causalidad. No se puede concebir sin contradicción que haya causalidad sin tiempo. Así como pasa con el concepto “línea” y el concepto “distancia más corta entre dos puntos”. O el concepto “soltero” y el concepto “no estar en una relación matrimonial”.

      Las causas son conceptos temporales, no una forma de reemplazarlos. Esto es filosofía básica. A este punto no sólo debes demostrar que el tiempo no existe y por tanto que el espacio tampoco, sino demostrar que cientos de años de filosofía y literatura filosófica están equivocadas.

      (7) Como punto extra, hay una grave confusión en lo que escribes, dices: “El concepto del devenir temporal no puede ser […] y los acontecimientos no pueden ser al mismo tiempo en el pasado y en el futuro y en el presente.”

      Este comentario es una evidencia de que mezclas la teoría de la relatividad con una del absolutismo temporal arbitrariamente. La teoría que dice que no puede existir al tiempo el pasado, futuro y presente es la teoría del absolutismo, donde sólo existe el presente (se le llama presentismo por algo). La idea del devenir significa eso, que sólo existe el presente (por eso Heraclito decía que no era el mismo río, porque el pasado de dicho río ya no existe). Tú crees que la idea del devenir implica que todos los tiempos son reales… Te recomiendo que leas mejor los presocráticos, porque según la lógica de lo que dices, tú eres un absolutista temporal que cree, sin saberlo, en el devenir que niega.

      Actualmente se le llama “flujo del tiempo” a esta idea.

      Segundo, la teoría de la relatividad establece que la distinción entre pasado, presente y futuro no es absoluta, sino relativa al marco de referencia de un observador en el espacio-(tiempo). Así como no hay un norte, sur, este, absoluto. Los tres tiempos son equivalentemente reales (eso no lo digo yo, léase la filosofía al respecto). Obvio no dice que mi nacimiento es lo mismo que mi muerte, pero sí que los tiempos en los que suceden son igualmente reales… cada uno en su punto en el espacio-tiempo.

      Desde una teoría del absolutismo temporal sólo mi presente será real. Mi nacimiento ya no es real y cuando muera, sólo mi muerte será real en ese momento. Después dejaré de existir para siempre.

      Tercero, tu idea de que el tiempo no existe sino que es un conjunto de sucesos de que se anteceden y preceden no tiene sentido porque se requiere de tiempo para posicionar dichos sucesos. No hay forma de concebir que un evento o suceso se lleva a cabo atemporalmente. Por el contrario, la física describe, como ya dije, que un evento es un punto en el espacio-tiempo.

      Me gusta

    2. Contradicciones específicas en tu comentario.

      (1) Dices: “Cuando apelamos al concepto del tiempo, nunca estamos apelando a algo que nos contiene a nosotros y no a Dios, estamos apelando a que las cosas tienen un orden de ser. todas las cosas existen atemporalmente y van sufriendo cambios por la acción de otras cosas. y esos cambios, movimientos, etc, los utilizamos como referencias para determinar posiciones “temporales”, en sentido de que una cosa es anterior, simultánea, o posterior a otra.”.

      No tiene ningún sentido decir “todas las cosas existen atemporalmente y van sufriendo cambios”. Un cambio implica que una cosa en un tiempo dado es otra cosa de lo que era previamente de dicho tiempo dado. El cambio es una expresión de que las cosas existen en el tiempo.

      El razonamiento que utilizas es, por decir poco, ininteligible. De acuerdo contigo las cosas cambian pero no porque hagan parte del tiempo sino porque “está en su esencia”. Por eso Dios no cambia, porque “no está en su esencia”, pero el resto de cosas en el universo sí… qué “casualidad” que las cosas que están en el universo cambien pero Dios que se supone está fuera del universo no…

      Esto es sarcasmo obviamente. El espacio-tiempo es una realidad y es una realidad que todo lo que existe en el universo está dentro de dicho espacio-tiempo. Las cosas cambian porque cambia su posición-temporal en el universo: los cambios son eventos, que son “puntos” en el espacio-tiempo – utilizando la jerga de los físicos.

      Tu “cosmología” tiene demasiados elementos innecesarios, hablando de “esencias” de cada cosa y demás. Es “cosmomagia”. Además, refutada por la ciencia hasta el cansancio, fenómenos como el de la dilatación del tiempo implican que un gemelo, que no tiene que ser humano, sólo un objeto idéntico a otro, cambiará mientras que su otro gemelo puede permanecer igual. ¿Cómo pasa eso “si tienen en su esencia el cambio” y además deberían tener una esencia gemela de cambiar? Pasa porque mientras un gemelo se mueve en el espacio-tiempo, el otro se mueve con el espacio tiempo (o casi). Espacio-tiempo que según tú no existe.

      Espero tu publicación en una revista de física teórica diciendo que las predicciones de la teoría de la relatividad son una falacia. Serás un Nobel.

      (2) Dices: “Dios primera cosa atemporal crea otras, estas se afectan entre sí con cambios, estos cambios son referencias causales, que nosotros, seres conscientes, utilizamos para posicionarnos psicológicamente. ¿Dónde estamos ahora? ¿Que tiempo es? No hay respuesta objetiva sin referencias.”

      Esto es un sinsentido. La existencia del tiempo es la precondición necesaria para que exista la causalidad. Si no hay tiempo, no puede haber causalidad porque una causa necesariamente precede al efecto. Entonces, si Dios es atemporal – es decir, existe en ausencia del tiempo, no puede causar universo alguno. Igualmente, si el tiempo mismo no existe. Tampoco sería posible que yo fuera la que escribiera esto, peor aún, llevaría a absurdos como que lo que estoy escribiendo ha causado mi existencia…

      Sencillamente, si el tiempo no existe y sólo es una ficción semántica, no hay sentido alguno en la causalidad. La causalidad misma no sería más que una ficción semántica también. A menos que puedas demostrar que se puede concebir sin contradicción que la causalidad no depende del tiempo.

      (3) Ahora, no sé si tengas claro que el concepto “creación” implica causar el universo. Incluido el espacio-tiempo. Crear el universo implica que Dios sea una causa que crea el tiempo en ausencia del tiempo que es la precondición para la causalidad…

      Por otra parte, si el tiempo no es absoluto entonces sencillamente Dios no es el creador del universo, porque no tuvo un comienzo absoluto ni tampoco tiene un final absoluto. Bajo la teoría relativista del tiempo el universo es temporalmente cerrado: es finito, pero no tiene un comienzo ni un final demarcado. Igual que una esfera.

      Segundo, si Dios crea el universo en ausencia del espacio-tiempo significa que no hay ni siquiera un previo a, simultaneo con, ni después de alguno relativo. Si a ti te gusta argumentar con el argumento Kalam o el cosmológico (como estoy casi segura que lo haces) deberías dejar de hacerlo pues no es compatible con tus otras creencias y echar una revisada a la refutación definitiva que la relatividad le da a ese argumento.

      Sencillamente, la idea de un Dios creador es incoherente.

      (4) Dices: “El concepto del devenir temporal no puede ser, ya que, si hay un futuro al que viajamos, un presente en el que estamos y un pasado que dejamos atrás, entonces son reales, y los acontecimientos no pueden ser al mismo tiempo en el pasado y en el futuro y en el presente. Por lo que solo existen las cosas y los cambios en las mismas, cambios en su esencia (¿?) y en su posición respecto de otras.”

      Estás mezclando las nociones de la relatividad de Einstein con las nociones “normales” del tiempo. La relatividad espacio-tiempo niega el devenir temporal o el llamado flujo del tiempo justamente porque la división o demarcación entre “pasado”, “presente” y “futuro” es espuria, todos los tiempos son equivalentemente reales. Segundo, la única forma de que no sean equivalentemente reales es que sí haya un flujo del tiempo y que lo único real y que exista sea el presente: el pasado es lo que ya no es y el futuro es lo que será el presente.

      De nuevo, recomiendo leer al respecto. Lo de “esencia” es un término fantasmagórico, no se entiende qué es eso. Peor aún a eso, sigues acomodando las palabras a tu arbitrario antojo diciendo cosas como “cambios en su esencia” cuando el concepto de esencia es entendido como “lo que no cambia”. Otra contradicción más.

      (5) Dices: ”Su voluntad de crear, es eterna con él. Porque es su voluntad. Es anterior a la creación del universo, dado que en la eternidad el universo no existía. No hay ningún tiempo que pase hasta que este comienza a ser o es causado por Dios. Simplemente es causado y a partir de ahí es.”

      Esto es sencillamente ininteligible. Si la voluntad es “eterna y atemporal” entonces el universo debería ser eterno y atemporal también, si y sólo si fuera cierto que Dios puede causar el universo incluso en ausencia de tiempo – lo que es contradictorio en sí mismo… El universo debería existir atemporalmente, pero eso no es cierto, el universo es (espacio)-temporal.

      (6) Dices: “Y es temporal en el sentido de que sujeto a cambios, no en sentido de un plano de existencia, una caja o un devenir que atraviesa. Podría no ser temporal, de hecho realmente lo es. Que venga a la existencia, no implica que esté sujeto a cambios.”

      No se entiende nada, me parece que son tres premisas sin conexión. En todo caso, interpretando, ya se habló de que un cambio implica tiempo, aunque no sea un tiempo absoluto. Lo atemporal es lo único que no puede cambiar. Pero como según tú (porque sólo desde tu entendimiento lo dices) el tiempo no existe de ninguna forma, pero el cambio sí existe, eso significa que lo atemporal puede cambiar… es como decir que un soltero puede ser casado, no algo mejor ni peor que eso.

      i. Si el tiempo (P) no existe, entonces la atemporalidad (¬P) existe.
      ii. Los cambios existen (Q).
      iii. Por tanto, los cambios (Q) y la atemporalidad (¬P) existen.
      iv. Todo lo que exista, existe en la atemporalidad (E)
      v. Todo lo que exista, puede cambiar (C)
      vi. Por tanto, todo lo que exista (E) puede cambiar y existir en la atemporalidad (E).

      Dices aquí: “Que venga a la existencia, no implica que esté sujeto a cambios” y en otro lado dices: “Los cambios, son en el objeto en tanto que este exista.” ¿A qué juegas si no es a contradecirte en cada renglón?

      Dices: Que exista no implica que cambie (¬C)
      Dices: Que exista implica que cambie (C)

      C•¬C. Contradicción. Sinceramente no se entiende tu escrito.

      (7) Dices: “La atemporalidad de Dios, es la apelación a que Dios es inmutable y no cambia, no es afectado por causas ajenas a él ya que no hay más que él. Solo podría ser afectado, si el mismo crea alguna otra cosa. Y no es afectado intrínsecamente sino extrínsecamente, ya que no cambia su esencia, sino su relación con las cosas, la cual no existe si él no crea nada.”

      Otra cosa inininteligible. Primero, en todo lo que has escrito dices “el tiempo absolutamente no existe” ¬P (que no es lo mismo que decir “el tiempo absoluto no existe” – lo cual es lo que dice la teoría de la relatividad) y a la vez has afirmado que “el cambio existe” Q. Entonces, dices que el cambio Q y la atemporalidad ¬P (que es la negación del tiempo) son posibles ambas a la vez. Por tanto, Dios que existe atemporalmente podría cambiar según tu lógica.

      Que digas que no contradice tus propias premisas. Otra vez.

      Además, en otro lado dices: “La atemporalidad de Dios, es la apelación a que Dios es inmutable y no cambia […] Y no es afectado intrínsecamente sino extrínsecamente, ya que no cambia su esencia, sino su relación con las cosas”. Cuando antes has dicho: “Los cambios, son en el objeto en tanto que este exista

      ¿Al fin qué? ¿Los cambios son en las cosas, sus características, o en su “relación con las cosas”? Esto es sólo interpretando el enredo de palabras, de términos como “esencia”, “intrínsecamente”, “extrínsecamente”.

      (8) Dices: “Dios no necesita crear el tiempo, nosotros apelamos al concepto tiempo para explicar los cambios que observamos. Podemos apelar al tiempo pero sin perder de vista el concepto que estamos tratando.”

      ¿Ah sí? Espero leer tu nombre y apellido no sólo en una revista de filosofía sino en una revista de física donde demuestres que es posible la concebir la causalidad en términos no temporales. Como ya dije, si no puedes es simplemente porque eso es contradictorio (lo que implica a su vez que el concepto de Dios también lo es pues la existencia de Dios requiere que se pueda hablar de causas en términos atemporales – no temporales).

      (9) Dices: “Su voluntad de crear, es eterna con él (no tiene un tiempo en que no existia, no hay un antes de esa voluntad). Porque es su voluntad.”

      “Porque es su voluntad”, ¿o sea, que sea la voluntad de Dios hace que sea eterna? O sea, ¿la voluntad de Dios hace que exista en la atemporalidad? Creo que sólo estás predicando.

      (10) Dices: “Es anterior a la creación del universo, dado que en la eternidad el universo no existía. No hay ningún tiempo que pase hasta que este comienza a ser o es causado por Dios. Simplemente es causado y a partir de ahí es.”

      Si no hay tiempo no puede haber un “antes” de dicha voluntad sobre el universo. Ni tampoco una causa-efecto. Nada. Volvemos a los solteros casados…

      (11) Dices: “Tal voluntad ocurre (Si), pero no ocurre en ningún momento.(No)” Tal voluntad ocurre en la eternidad o en la atemporalidad, esta es simultánea con el inicio del universo, es decir ocurre en el momento mismo de la creación. No hay antes de eso, y no es lógico que ocurra después. Ese deseo, esa idea, es eterna de Dios. No hubo un momento donde no fue.”

      Primero, no puede haber voluntad V ocurriendo simultáneamente con nada si se hace desde la atemporalidad. Simultaneidad: dos cosas o más sucediendo al mismo tiempo P. Atemporalidad: negación del tiempo ¬P. Estás diciendo:

      Hay una voluntad V que ocurre en la atemporalidad ¬P y simultáneamente P con algo.
      P•¬P.

      En cualquier parte del universo eso es una contradicción y por tanto una incoherencia.

      (12) Dices: “Si se postula un Dios atemporal y se analiza su decisión de crear un universo “temporal”, ¿como es que ese Dios está sujeto a realizar actividades temporalmente antes de crear el tiempo? El entender el tiempo como una cosa te acarrea contradicciones lógicas que no son coherentes con la realidad que observamos.”

      No. La realidad que observamos es incompatible con el concepto de Dios, eso es lo que pasa. Este comentario tuyo me deja claro que no comprendes el artículo del post: ¿cómo es que ese Dios está sujeto a realizar actividades temporalmente antes de crear el tiempo? Eso debes resolverlo tú, porque para mí es claro que si Dios es atemporal no puede crear nada – porque el tiempo es la condición necesaria para toda causa y causalidad.

      (13) Dices: “Perfecto. Todo lo que Dios desea pasa. No necesariamente al mismo tiempo (en el mismo orden causal). Es decir, no necesariamente en todos sus deseos serán simultáneos unos con otros. Pero todos sucederán.”

      Si Dios es atemporal (como tú dices) su deseo atemporal de que el universo exista lleva de forma suficiente a que el universo exista atemporalmente (“simultáneamente” como dices tú – aunque este término es epistemológicamente y ontológicamente incorrecto). Y todos sus deseos igual, todos, porque todos son atemporales y no hay una demarcación temporal entre uno y otro que permita que unos sean ahora y otros después.

      (14) Dices: “Por tanto, las propiedades de Dios son incompatibles con la observación sobre el comienzo temporal del universo.”… Esta conclusión no se deduce de ningún lado. Si Dios desea crear el universo eso ocurre. El universo son objetos contingentes sujetos a los cambios que en su determinación Dios disponga.”

      Se sigue de todo el post. Lee. Lo que no se sigue es lo de hablar de “contingencias” que no se discute en ningún lado aquí. Me parece que sólo lo escribiste por escribir algo.

      (15) Dices: “(fragmento omitido ya refutado) No podemos saber si Dios tuvo deseos de crear algo que no fuese temporal es decir algo que no esté sujeto a cambios, sería como pretender saber qué está haciendo una persona en china sin poder verlo. Tampoco podemos saber si Dios quiso crear otro universo como este. Todo esto es irrelevante.

      Primero, según tu lógica lo atemporal puede cambiar. Segundo, ¡Perfecto! Si no podemos saber si Dios quiso crear el universo no hay forma de afirmar que tuvo “la voluntad, deseo, intención” ni nada de eso que son características “mentales causales” (todavía no ha habido nadie que demuestre que una mente inmaterial pueda causar algo, por eso las comillas).

      (16) Dices: “el tiempo mismo es la relación causal de las cosas, y es totalmente relativo entre causas que no sean simultáneas (párrafo ininteligible) No más que eso, el tiempo no es causa de nada. Del tiempo no parte ningún tipo de causalidad.”

      Un montón de contradicciones aquí. Primero, el tiempo no es la relación causal entre las cosas, pero el tiempo está contenido dentro del concepto de causalidad como ya se expuso antes. Ahora, ¿totalmente relativo entre causas que no sean simultaneas? O sea, el tiempo es absoluto entre causas que son simultaneas según tú.

      Entonces el tiempo absoluto sí existe. Pero… ¿no habías dicho que no? Es evidente que no tienes un orden de tus propias premisas ni una claridad respecto a ellas. Tercero, la simultaneidad absoluta de dos eventos en el tiempo es justamente lo que niega la teoría de la relatividad – niega lo que se denomina “presentismo”. Otra vez vuelves a mezclar la teoría de la relatividad con la teoría del absolutismo temporal. Cuarto, dices que el tiempo “no es causa de nada” pero, ¿quién afirma que sí? ¿quién afirma que el tiempo tiene poder causal? ¿Dónde afirmo que el tiempo es una causa? Que el tiempo sea la precondición necesaria para la causalidad no significa que “el tiempo sea una causa”.. El tiempo está incluído necesariamente en el concepto causalidad, eso es diferente a decir que es “una causa”. Confundes causalidad con una causa discreta, eso es como confundir un motor con las leyes de la combustión interna… sinceramente…

      (17) Dices: “Absurdo, si Dios es la causa del universo, es decir, de la cadena de sucesos que observamos, entonces está sumido causalmente en este proceso y no está más allá del mismo.”

      Exacto, es absurdo que Dios sea atemporal y por tanto, necesariamente, ajeno a la causalidad si se supone que es el creador. ¿Ya entiendes?

      (18) Dices: “No podemos saber. No puede saberse más de lo que percibimos. Si somos, es porque fue un deseo de Dios, sino, no seriamos. Y no necesariamente todo es deseo suyo inicialmente. Esto es irrelevante y no aqueja para nada al cristiano.”

      Si no puedes demostrar que este es el universo que querría crear Dios, para lo que requieres conocer su voluntad e intenciones, entonces sólo te queda el razonamiento circular de que “este es el universo que querría crear Dios porque es el universo que existe y es el universo que existe porque Dios no crearía algo que no quisiera crear”.

      Lo que no comprendes es que si no tienes cómo demostrar de forma objetiva que este fue el universo que Dios quiso crear, es decir, si no tienes cómo demostrar que puedes inferir las intenciones de Dios de forma objetiva, la plausibilidad de la “creación” puede ser de cero. Así de simple.

      (19) Dices: “Absurdo, Dios sigue siendo lo que es independientemente de si existan otras cosas o no creadas por él. Dios sigue siendo el mismo. ETC.”

      No sé si leíste, pero este punto es para refutar la “objeción” de algunos cristianos al argumento que coloco diciendo ellos que Dios puede volverse temporal. Qué bueno que digas que lo que inventan otros cristianos es absurdo.

      (20) Dices: “Dios entra en una relación temporal con su efecto, de lo contrario no sería la primera causa. Esto es en el sentido de que al ser causa, se relaciona con el efecto, no porque se meta en el tiempo ya que el tiempo no es algo que exista como un objeto.”

      El resto lo omito porque es un corolario de lo mismo desde la misma lógica. Sólo hay que decir: ¿Dios entra en una relación temporal con su efecto? ¿Cómo si es atemporal? ¿Ya no es atemporal?

      Esto lo pregunto asumiendo que ya demostraste que: 1 el tiempo no existe. 2 que se puede concebir la causalidad sin tiempo. Sencillamente, es contradictorio lo que dices. No puede haber “relación temporal alguna” entre algo que existe atemporalmente y algo que existe temporalmente. ¿Más solteros casados? Esto es como decir que un soltero está en relación matrimonial con sus mujeres.

      (21) Finalmente, Dices: “Que Dios sea atemporal no significa que no exista en ningún momento del tiempo (en algún estado posible), significa que en todos los momentos del tiempo es el mismo (en todos los estados posibles en que pueda estar, es el mismo). Es decir que no es afectado por el tiempo (cadena de sucesos) intrínsecamente, sino que el afecta al tiempo (cadena de sucesos) ya que la crea. Por tanto no solo tiene acceso a todo conocimiento objetivo sobre esta cadena, sino que es dador de la categoría de verdad de dicho conocimiento, porque la crea. Coexiste simultáneamente con todos los efectos de su propia acción.”

      Incoherencia número 21. Si Dios es atemporal no puede tener conocimiento del valor de verdad de nada que ocurra en el tiempo o de términos temporales como “ahora”. (no “categoría de verdad”, no sé qué sea eso). Sea el tiempo relativo o absoluto, si Dios es atemporal no puede conocer que el universo tiene X años y por tanto no es omnisciente.

      Segundo, “estado” no es lo mismo que “momento”. Una piedra puede existir atemporalmente en estado sólido – ES DECIR: en ausencia de tiempo y de momentos –.

      Tercero, decir: “Que Dios sea atemporal ¬P no significa que no exista en ningún momento del tiempo ¬P sino que en todos los momentos del tiempo P es el mismo”. Es tan absurdo, incoherente y hasta demencial como decir: “que alguien sea soltero ¬P no significa que no esté casado con alguna persona ¬P sino que en todos los matrimonios P es el mismo”.

      • Si Dios es atemporal, esto significa que no es temporal: ¬P
      • Temporalidad: P
      • Que Dios no exista en momento alguno del tiempo: ¬P
      • Que Dios exista en todos los momentos del tiempo: P

      Por tanto, ¬P•P. Otra vez contradicción.

      Usando la misma lógica:

      • Si alguien es soltero, esto significa que no está casado: ¬P
      • Estar casado: P
      • Que alguien no esté casado con alguna persona: ¬P
      • Que alguien esté casado en todos los matrimonios: P

      Por tanto, ¬P•P.

      ______________

      Conclusiones.

      No sólo no puedes demostrar que es posible concebir la causalidad sin tiempo, sino que tampoco puedes demostrar que “el tiempo no existe” (lo que es más una mala lectura tuya de la relatividad y un uso arbitrario del término relatividad en la física) ni mucho menos vas a encontrar en libro de lógica alguna que las contradicciones que dices sean válidas. Son eso, contradicciones.

      Demasiadas contradicciones en lo que escribes, tanto respecto a lo que dice la ciencia como respecto a lo que tú mismo dices. Mezclas nociones de una teoría con las de otra indiscriminadamente y arbitrariamente. Contradices nociones filosóficas analíticas establecidas hace cientos de años. Confundes causa con causalidad (esto es un error categorial). ETC.

      Por último, pero sólo como un addendum: si uno siguiera tu lógica de que “relativo significa de mentiritas” conceptos como el del principio de relatividad de Galileo, que refiere a que las leyes de la física son las mismas para todo observador en inercia, debería ser entendido más bien como que “las leyes físicas no existen” sólo porque lleva la palabra “relatividad”. Es parecido a cuando ustedes los cristianos dicen que “si en el universo hay leyes entonces hay un legislador”. Eso tiene nombre: falacia de equivocación. Así de simple e irrelevante en la vida real.

      Recomiendo leer: LePoidevin. (1993). The Philosophy of time. Que estos temas sean de filosofía no significa que se pueda “opinar desde la pura opinión” (una perogrullada que me decían en las clases de filosofía para recordarme eso). La filosofía no se trata de inventar. A menos que nos pongamos a retorcer el significado común de los conceptos y los volvamos un juego de palabras arbitrario no tiene sentido lo que escribes; por ejemplo, en ningún libro de física van a decir que “las cosas cambian porque tienen en su esencia el cambio”. Tampoco en uno de filosofía actual, sólo los presocráticos dirían algo así (2500 años atrasados en ciencia).

      El significado de lo que escribes es ininteligible.

      Gracias por la participación.

      Me gusta

  2. Daniel E. G.

    Al afirmar que *no puede existir una causa atemporal* tienes toda la razón porque su significado encierra en sí un contrasentido. No podemos someter esta idea a ningún principio que razonablemente pueda refutarla ya que esto equivaldría a decir que existe algo así como un círculo cuadrado. No se como un Cristiano pudo sugerir que la realidad es atemporal y que el tiempo es una mera ilusion !! Esas ideas son la base teológica de las doctrinas orientales, más concretamente del Hinduismo. Para nosotros los Católicos la Creación, el espacio-tiempo es toda la realidad que nos rodea incluyendonos, es una verdad absoluta. No es el “sueño de un dios” ni una emanación de Dios, es una cracion a patir de nada en absoluto que desde luego no es eterna ó atemporal porque tuvo un principio. Has hecho un trabajo muy extenso sobre ¬ la incoherencia de un Dios creador atemporal .
    Creo que todo lo que propones puede resumirse en una idea central que queda expresada en los últimos tres párrafos del apunte 2-a:

    Lo anterior conlleva a establecer una conclusión: Dios tiene atemporalmente la intención de crear el universo o de lo contrario, nunca la tuvo. (✔)

    Ahora, dado que la voluntad de Dios es la condición necesaria y suficiente para que el universo exista, este debería existir atemporalmente junto con la voluntad de Dios para crearlo. (✖)

    Por tanto, el universo no debería tener un comienzo hace X tiempo, puesto que no puede existir un intervalo o espera entre el tiempo donde, antes, Dios tiene la intención de crear el universo y el tiempo donde, luego, tal intención se lleva a cabo.

    +Tampoco donde, antes, no existía tal intención pero, luego, tal intención se presentó……. NO TE CONTRADIGAS,, YA HABIAS COLEGIDO QUE TAL INTENCION SIEMPRE HA EXISTIDO (ATEMPORALMENTE).

    Solo si una idea comienza a existir en un tiempo X determinado, se llevará a cabo en un tiempo Y determinado su ejecución. En consecuencia, las intenciones o voluntad del supuesto creador atemporal son incompatibles con la observación sobre el comienzo temporal del universo:

    el universo debería existir atemporalmente junto con la voluntad de Dios para crearlo (✖)

    pero dado que no observamos que el universo sea atemporal, inferimos que Dios no es su creador.

    Otro problema derivado de lo anterior es que no queda claro cómo podría el universo ser temporal mientras que su supuesta causa es atemporal, es decir, cómo el tiempo puede ser efecto de una causa atemporal. Pero no solo eso, sino que si el tiempo es metafísicamente dependiente de Dios que es atemporal, la ininteligibilidad se vuelve aún mayor. El ateo simplemente debe preguntar al teísta: ¿cómo el tiempo depende metafísicamente de la atemporalidad? ¿Cómo la atemporalidad permite la existencia de la temporalidad? ¿Cómo la ausencia de la atemporalidad implica la ausencia de la temporalidad?

    [💎] ¿¿ Desde cuales perspectivas podríamos abordar un problema, que en efecto, tenga tal grado de abstracción ??

    Para comensar: NO existe un estado primigenio del cosmos y la Atemporalidad no es una región extra cosmos que contiene al universo, la Atemporalidad o Eternidad es un atributo exclusivo de Dios. Por supuesto, como bien dices lo atemporal está a la misma distancia de un segundo que de 1×10^5000 años ó más pues el cociente x/0 = infinito por más pequeño que sea el valor que le demos a (x)
    Ahora volvamos a [💎]. Nunca podremos tener una noción de la dificultad para resolver un problema tan complejo proponiendo estos axiomas que son el resultado de tanto “pensar de manera unidireccional”
    Si ya sabes bien que no existe un antes y un después, un intervalo de tiempo en el que podamos enmarcar ningún fenómeno ó proceso incluso el pensamiento por que redundas tanto en la imposibilidad de un suceso de creación atemporal, tal cosa no existe y punto. Pero si tenemos que tomar en cuenta nuestra limitada capacidad de raciocinio a la hora de establecer cualquier enunciado como un principio fundamental. *Como pudo surgir el universo como creación de Dios si Dios es Atemporal* todos los teólogos estan conscientes de que eso es completamente imposible tomando el tiempo como el único recurso disponible para dicha explicación. Ahora bien Imaginemos un artropodo con un sistema nervioso que sólo tenga 700,000 neuronas. Digamos que no puede percibir los colores del espectro visible (700-400 nm) pero es posible hacer una adaptación a su sistema para que pueda percibir primero el rojo y siguiendo de uno en uno todos los demás colores hasta el violeta. Obviamente esta secuencia tiene un tiempo de duración y este *orden* del cual está consciente el bicho
    ( pero por supuesto con un cerebro tan rudimentario no podría dilucidar ese *orden* ) jamás podría ser concebido por esta criatura sin el *tiempo*. Un cerebro mucho más desarrollado, como el nuestro, puede contemplar este *orden* (los siete colores del arcoiris con el violeta y el rojo en los extremos) sin la necesidad de un esquema temporal.
    Cuando dices: “El universo deberia existir atemporalmente junto con la voluntad de Dios para Crearlo” estas indicando que no existe otro recurso mas que el tiempo con el cual hacer una sipnosis para su comprension. Sabemos que caracteristicas tiene el hipercubo y la hiperesfera. basado en modelos matematicos de contrucciones geometricas proyectadas de la 2da dimension a la tercera y luego generalizando esas proyecciones a mas dimensiones entendemos que el espacio es n-dimensional aunque solo concebimos 3 dimensiones. Puede que con el tiempo suceda algo similar. Solo podemos Pensar tres estados pasado, presente y futuro y enfrascarse en que esta es su unica caracteristica tambien haria imposible formular conceptos abstractos como los principios que rigen el universo segun la mecanica cuantica.
    ⏳Que el universo deba existir atemporalmente junto con la voluntad de Dios para Crearlo es la unica conclusion logica a la que podemos llegar con nuestras mentes limitadicimas que SOLO pueden usar “el tiempo” como el UNICO elemento para llegar a esta conclusion.
    No quiero decir con todo esto que necesariamente exista un estado atemporal como una condicion que limita a Dios puesto que eso estaria en oposicion a la omnipotencia.

    Cual es el sentido de la pregunta
    ¿¿ el tiempo depende metafisicamente de la atemporalidad ??
    Si la “”causa”” del tiempo es mstafisica (y por esto encerre esa palabra en dos comillas) para que preocuparnos por la comprension de dicha causa si ya por definicion es una “”causa”” sobrenatural de la cual solo podremos ir comprendiendo su ineludible incomprensibilidad.

    [Ad hominem desesperado eliminado por administración]

    Me gusta

    1. Pensé en dejar su comentario en la bandeja de Spam y luego moverlo a la papelera donde pertenece, pero siento que aunque sus opiniones desinformadas sean solo eso, opiniones desinformadas; también son petulantes y por esa sola razón merece ser golpeado con la verdad. Además de que siempre doy la oportunidad de comentar a todo el mundo – pero no de volverlo a hacer si comentan puras cosas al azar.

      Así que expondré los errores de su opinión uno a uno:

      (1) Usted dice: “Al afirmar que *no puede existir una causa atemporal* tienes toda la razón porque su significado encierra en sí un contrasentido. No podemos someter esta idea a ningún principio que razonablemente pueda refutarla ya que esto equivaldría a decir que existe algo así como un círculo cuadrado.”

      Entonces caso cerrado. Dios es incoherente como un círculo cuadrado. Bienvenido al ateísmo.

      (2) Usted dice: “Para nosotros los Católicos la Creación, el espacio-tiempo es toda la realidad que nos rodea incluyendonos, es una verdad absoluta […] es una cracion a patir de nada en absoluto que desde luego no es eterna ó atemporal porque tuvo un principio.”

      Ok, no voy a abordar que el espacio-tiempo no es “toda la realidad que nos rodea” porque esa simplemente es una afirmación ignorante suya. Le recomiendo que lea sobre física moderna porque el espacio-tiempo solo emerge en una determinada escala del universo.

      En todo caso, lo que más me llama la atención es que aquí dice que el espacio-tiempo tuvo un comienzo absoluto, pero después en otra parte de su claramente improvisado comentario dice: “NO existe un estado primigenio del cosmos“. Curiosamente hasta le pone el énfasis en mayúsculas como si estuviera hablando de un gran razonamiento suyo que requiere atención especial… Pero no lo es, es simple y llanamente una burda contradicción de un tipo que no sabe de lo que habla y que ha venido a improvisar.

      Le recomiendo leer lo que escribe antes de publicarlo. Mejor: le recomiendo pensar qué escribe antes de escribir.

      (3) Ahora, el resto de su comentario se centra en poner palomitas y equis en mis proposiciones… Pero no veo la refutación.

      Por ejemplo, usted discrepa con mi proposición de que “dado que la voluntad de Dios es la condición necesaria y suficiente para que el universo exista, este debería existir atemporalmente junto con la voluntad de Dios para crearlo.”

      Pero en ningún momento refuta la argumentación que llevó a eso expuesta en todo el punto (2). De hecho, no puede ni refutarla, pues la voluntad de Dios es suficiente para que el universo exista según el propio teísmo que supuestamente usted sigue. Toda la tradición teológica así lo sostiene. Si usted niega eso, como hace aquí, está diciendo que Dios no es el creador.

      La única razón que da para sustentar su objeción es que “la atemporalidad es solo de Dios”. Una tontería sin sustento que ignora la propia definición de atemporalidad: ausencia de tiempo. No es más difícil que eso. Le recomiendo educarse sobre los modelos cuánticos del orígen del universo para que vea cómo este emerge en ausencia de tiempo – i.e. no-boundary o el de tunelación de Vilenkin.

      (4) Por otra parte, usted reniega que “me contradigo” y hasta lo pone en mayúsculas y todo nuevamente. Usted dice de forma tan ignorante como petulante: “NO TE CONTRADIGAS,, YA HABIAS COLEGIDO QUE TAL INTENCION SIEMPRE HA EXISTIDO (ATEMPORALMENTE).”

      La petulancia está en las mayúsculas, la ignorancia en que simplemente usted parece no entender lo que lee o intenta leer. Yo afirmo que lo que no puede existir es una intención de Dios demarcada en el tiempo y que solo puede existir una intención en forma atemporal justamente. No hay contradicción, solo un intento burdo suyo de escribir algo en contra de un texto que no puede refutar, además de todo deshonestidad intelectual al cortar fragmentos de mis afirmaciones sin el contexto (es que en el mismo punto explico todo, pero usted simplemente juega al católico deshonesto).

      Lea mejor y sea más honesto.

      (5) Ahora, dice de forma rebuscada: “¿¿Desde cuales perspectivas podríamos abordar un problema, que en efecto, tenga tal grado de abstracción??

      Y continúa su razonamiento:

      “Nunca podremos tener una noción de la dificultad para resolver un problema tan complejo proponiendo estos axiomas que son el resultado de tanto “pensar de manera unidireccional” Si ya sabes bien que no existe un antes y un después, un intervalo de tiempo en el que podamos enmarcar ningún fenómeno ó proceso incluso el pensamiento por que redundas tanto en la imposibilidad de un suceso de creación atemporal, tal cosa no existe y punto.”

      Igual que en el punto (1): ¡Qué bien que usted mismo admita que no puede existir una creación atemporal! Así mismo, qué bien que admita que Dios es (a) el creador, (b) atemporal.

      Mire a ver si deduce usted solo la contradicción que está diciendo.

      (6) Ahora, usted dice: “si tenemos que tomar en cuenta nuestra limitada capacidad de raciocinio a la hora de establecer cualquier enunciado como un principio fundamental. *Como pudo surgir el universo como creación de Dios si Dios es Atemporal* todos los teólogos estan conscientes de que eso es completamente imposible tomando el tiempo como el único recurso disponible para dicha explicación.”

      Continúa, después de poner ilustraciones irrelevantes que en el punto (7) abordo:

      Que el universo deba existir atemporalmente junto con la voluntad de Dios para Crearlo es la unica conclusion logica a la que podemos llegar con nuestras mentes limitadicimas que SOLO pueden usar “el tiempo” como el UNICO elemento para llegar a esta conclusion. Cuando dices: “El universo deberia existir atemporalmente junto con la voluntad de Dios para Crearlo” estas indicando que no existe otro recurso mas que el tiempo con el cual hacer una sipnosis para su comprension.”.

      Su “argumento” después de tanta ilustración simplona es que: “puede haber una forma que no entendemos en la que Dios como ser atemporal pueda crear el universo”… ¿O me equivoco? Si me equivoco, le recomiendo no solo que se eduque en este tema, que sea honesto y que lea bien; sino también que aprenda a organizar mejor sus ideas pues son un desastre. Ordene su cerebro, después intenta debatir, ¿le parece?

      Suponiendo que ese es su argumento – en todo caso, no puede haber otro pues no hay otra forma de objetar el post, la simple respuesta es que es absurdo: no es sino por medio de nuestra capacidad de concebir algo que podemos establecer la posibilidad de la existencia de dicho algo. En este caso, de una creación atemporal: a una dimensión ontológica solo se accede por medio de la epistemológica. Pero usted pretende que se establezca dicha posibilidad en ausencia de una capacidad para concebir ello y de hecho, admitiendo que nos es imposible concebirlo…

      Esta clase de razonamientos me dejan ver que usted es un cristiano más del montón que habla por hablar. Que este tema sea sobre un ser imaginario, aún así exige tener conocimiento sobre ciertas cosas, no es una oportunidad para afirmar cosas a la loca.

      (7) En cuanto a sus ejemplos, estos son irrelevantes.

      Su ejemplo de los colores es irrelevante porque no habla de causalidad ni implica la misma, lo cual es el tema del post. ¿Leyó el post o usted es solo un bot programado para escribir cosas al azar? Obviamente una relación ordinal no implica tiempo porque no es una relación causal.

      Su ejemplo de las dimensiones no sirve para refutar el post porque solo daría el beneficio de la duda a la existencia de más dimensiones temporales. Usted lo que tiene que demostrar es que es posible la causalidad en ausencia de tiempo, no proponer que el tiempo es aún más fundamental. Se está refutando solo. De nuevo: ¿Leyó? ¿O solo viene a hacerme perder el tiempo instruyéndolo en sus errores?

      (8) Por último, dice: “Cual es el sentido de la pregunta
      ¿¿ el tiempo depende metafisicamente de la atemporalidad ?? Si la “”causa”” del tiempo es mstafisica (y por esto encerre esa palabra en dos comillas) para que preocuparnos por la comprension de dicha causa si ya por definicion es una “”causa”” sobrenatural de la cual solo podremos ir comprendiendo su ineludible incomprensibilidad.”

      Nuevamente y gracias a Dios – por su bien, esta es su última afirmación ignorante del tema. Primero: metafísica no es sinónimo de sobrenaturalidad. Segundo: metafísica no es sinónimo de incomprensible.

      Metafísica es solo el concepto referente a la naturaleza última de las cosas. La filosofía demarca tres niveles de abstracción: físico, metafísico y lógico. Nada de eso implica “incomprensibilidad”, todo lo contrario, buscar la base metafísica de algo es buscar comprenderlo en su naturaleza.

      Si no sabe de qué habla mejor cállese. A veces decir menos cosas es mejor. Ahora, esto aplica justamente a su cantinflada de: “solo podremos ir comprendiendo su ineludible incomprensibilidad”. Si quiere escribir tonterías a lo Cohelo, Chesterton o Arjona, hágalo en su perfil de facebook o donde quiera menos aquí.
      _____

      Debido a violaciones a múltiples reglas del blog – que claramente ni leyó, porque solo vino a opinar e improvisar sacando todo de su poco o nulo conocimiento del tema, además de arrojar se hominems de adolescente; posteriores comentarios suyos irán directo a la basura y serán eliminados automáticamente.

      No se moleste en escribir nada más, nadie lo leerá.

      Hasta luego.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s